conductos

La epifora: El constante lagrimeo

La epifora: El constante lagrimeo

a epífora ocurre cuando un ojo tiene abundante producción lagrimal o existe una obstrucción de los conductos lagrimales y las lágrimas se desbordan continuamente.
En los niños, la epifora o la abundante producción de lágrimas ocurre por diversas razones, pero la más frecuente es por la existencia de una obstrucción de los conductos nasolagrimales.

Patrocinadores

¿Quieres patrocinar Cuidadoinfantil?