• Cuidado Infantil > Ocio con niños > Cuentos infantiles > Cuento infantil Disney: Aladino y la lámpara maravillosa

    Cuento infantil Disney: Aladino y la lámpara maravillosa

    Erase una vez una viuda que vivía con su hijo, Aladino. Un día, un misterioso extranjero ofreció al muchacho una moneda de plata a cambio de un pequeño favor y como eran muy pobres aceptó.

    cuentos infantiles: aladino

    Cuentos infantiles: Aladino y la lámpara mágica

    Cuento Disney: Érase una vez una viuda que vivía con su hijo, Aladino. Un día, un misterioso extranjero ofreció al muchacho una moneda de plata a cambio de un pequeño favor y como eran muy pobres aceptó.

    -¿Qué tengo que hacer? -preguntó.
    -Sígueme – respondió el misterioso extranjero.
    El extranjero y Aladino se alejaron de la aldea en dirección al bosque, donde este ultimo iba con frecuencia a jugar. Poco tiempo después se detuvieron delante de una estrecha entrada que conducía a una cueva que Aladino nunca antes había visto.
    - ¡No recuerdo haber visto esta cueva! -exclamó el joven- ¿Siempre ha estado ahí?
    El extranjero sin responder a su pregunta, le dijo:
    -Quiero que entres por esta abertura y me traigas mi vieja lámpara de aceite. Lo haría yo mismo si la entrada no fuera demasiado estrecha para mí.
    -De acuerdo- dijo Aladino-, iré a buscarla.
    -Algo más- agregó el extranjero-.
    No toques nada más, ¿me has entendido? Quiero únicamente que me traigas mi lámpara de aceite.
    El tono de voz con que el extranjero le dijo esto ultimo, alarmó a Aladino. Por un momento pensó huir, pero cambió de idea al recordar la moneda de plata y toda la comida que su madre podría comprar con ella.
    -No se preocupe, le traeré su lámpara, – dijo Aladino mientras se deslizaba por la estrecha abertura.
    Una vez en el interior, Aladino vio una vieja lámpara de aceite que alumbraba débilmente la cueva. Su sorpresa aumentó al descubrir un recinto cubierto de monedas de oro y piedras preciosas.
    “Si el extranjero solo quiere su vieja lámpara -pensó Aladino-, o está loco o es un brujo. Mmm, ¡tengo la impresión de que no está loco! ¡Entonces es un … !”
    -¡La lámpara! ¡Tráemela inmediatamente!- gritó el brujo impaciente.
    -De acuerdo, pero primero déjeme salir -repuso Aladino mientras comenzaba a deslizarse por la abertura.
    ¡No! ¡Primero dame la lámpara! -exigió el brujo cerrándole el paso
    -¡No! Gritó Aladino.
    -¡Peor para ti! Exclamo el brujo empujándolo nuevamente dentro de la cueva. Pero al hacerlo perdió el anillo que llevaba en el dedo el cual rodó hasta los pies de Aladino.
    En ese momento se oyó un fuerte ruido. Era el brujo que hacía rodar una roca para bloquear la entrada de la cueva.
    Una oscuridad profunda invadió el lugar, Aladino tuvo miedo. ¿Se quedaría atrapado allí para siempre? Sin pensarlo, recogió el anillo y se lo puso en el dedo. Mientras pensaba en la forma de escaparse, distraídamente le daba vueltas y vueltas.
    De repente, la cueva se lleno de una intensa luz rosada y un genio sonriente apareció.
    -Soy el genio del anillo. ¿Que deseas, mi señor? Aladino aturdido ante la aparición, solo acertó a balbucear:
    -Quiero regresar a casa.
    Instantáneamente Aladino se encontró en su casa con la vieja lámpara de aceite entre las manos.
    Emocionado el joven narro a su madre lo sucedido y le entregó la lámpara.
    -Bueno no es una moneda de plata, pero voy a limpiarla y podremos usarla.
    La está frotando cuando, derepente, otro genio aun más grande que el primero apareció.
    -Soy el genio de la lámpara. ¿Qué deseas? La madre de Aladino contempló aquella extraña aparición sin atreverse a pronunciar una sola palabra.
    Aladino sonriendo murmuró:
    -¿Por qué no una deliciosa comida acompañada de un gran postre?
    Inmediatamente, aparecieron delante de ellos fuentes llenas de exquisitos manjares.
    Aladino y su madre comieron muy bien ese día y a partir de entonces, todos los días durante muchos años.
    Aladino creció y se convirtió en un joven apuesto, y su madre no tuvo necesidad de trabajar para otros. Se contentaban con muy poco y el genio se encargaba de suplir todas sus necesidades.
    Un día cuando Aladino se dirigía al mercado, vio a la hija del Sultán que se paseaba en su litera. Una sola mirada le bastó para quedar locamente enamorado de ella. Inmediatamente corrió a su casa para contárselo a su madre:
    -¡Madre, este es el día más feliz de mi vida! Acabo de ver a la mujer con la que quiero casarme.
    -Iré a ver al Sultán y le pediré para ti la mano de su hija Halima dijo ella.
    Como era costumbre llevar un presente al Sultán, pidieron al genio un cofre de hermosas joyas.
    Aunque muy impresionado por el presente el Sultán preguntó:
    -¿Cómo puedo saber si tu hijo es lo suficientemente rico como para velar por el bienestar de mi hija? Dile a Aladino que, para demostrar su riqueza debe enviarme cuarenta caballos de pura sangre cargados con cuarenta cofres llenos de piedras preciosas y cuarenta guerreros para escoltarlos.
    La madre desconsolada, regresó a casa con el mensaje. -¿Dónde podemos encontrar todo lo que exige el Sultán? -preguntó a su hijo.
    Tal vez el genio de la lámpara pueda ayudarnos -contestó Aladino. Como de costumbre, el genio sonrió e inmediatamente obedeció las órdenes de Aladino.
    Instantáneamente, aparecieron cuarenta briosos caballos cargados con cofres llenos de zafiros y esmeraldas. Esperando impacientes las órdenes de Aladino, cuarenta Jinetes ataviados con blancos turbantes y anchas cimitarras, montaban a caballo.
    -¡Al palacio del Sultán!- ordenó Aladino.
    El Sultán, muy complacido con tan magnífico regalo, se dio cuenta de que el joven estaba determinado a obtener la mano de su hija. Poco tiempo después, Aladino y Halima se casaron y el joven hizo construir un hermoso palacio al lado del del Sultán (con la ayuda del genio, claro está).
    El Sultán se sentía orgulloso de su yerno y Halima estaba muy enamorada de su esposo que era atento y generoso.
    Pero la felicidad de la pareja fue interrumpida el día en que el malvado brujo regresó a la ciudad disfrazado de mercader.
    -¡Cambio lámparas viejas por nuevas! -pregonaba. Las mujeres cambiaban felices sus lámparas viejas.
    -¡Aquí! -llamó Halima-. ¡Tome la mía también!- entregándole la lampara del genio.
    Aladino nunca había confiado a Halima el secreto de la lámpara y ahora era demasiado tarde.
    El brujo frotó la lámpara y dio una orden al genio. En una fracción de segundo, Halima y el palacio subieron muy alto por el aire y fueron llevados a la tierra lejana del brujo.
    -¡Ahora serás mi mujer! -le dijo el brujo con una estruendosa carcajada. La pobre Halima, viéndose a la merced del brujo, lloraba amargamente.
    Cuando Aladino regresó, vio que su palacio y todo lo que amaba habían desaparecido.
    Entonces, acordándose del anillo, le dio tres vueltas. -Gran genio del anillo, ¿qué sucedió con mi esposa y mi palacio? -preguntó.
    -El brujo que te empujó al interior de la cueva hace algunos años regresó, mi amo, y se llevó con él tu palacio, esposa y la lámpara -respondió el genio.
    Tráemelos de regreso inmediatamente -pidió Aladino.
    -Lo siento, amo, mi poder no es suficiente para traerlos. Pero puedo llevarte hasta donde se encuentran. Poco después, Aladino se encontraba entre los muros del palacio del brujo. Atravesó silenciosamente las habitaciones hasta encontrar a Halima. Al verla la estrechó entre sus brazos mientras ella trataba de explicarle todo lo que le había sucedido.
    -¡Shhh! No digas una palabra hasta que encontremos una forma de escapar -susurró Aladino. Juntos trazaron un plan. Halima debía encontrar la manera de envenenar al brujo. El genio del anillo les proporciono el veneno.
    Esa noche, Halima sirvió la cena y sirvió el veneno en una copa de vino que le ofreció al brujo.
    Sin quitarle los ojos de encima, esperó a que se tomara hasta la última gota. Casi inmediatamente éste se desplomó inerte.
    Aladino entró presuroso a la habitación, tomó la lámpara que se encontraba en el bolsillo del brujo y la frotó con fuerza.
    -¡Cómo me alegro de verte, mi buen Amo! -dijo sonriendo-.
    ¿Podemos regresar ahora?
    -¡Al instante!- respondió Aladino y el palacio se elevó por el aire y flotó suavemente hasta el reino del Sultán.
    El Sultán y la madre de Aladino estaban felices de ver de nuevo a sus hijos. Una gran fiesta fue organizada a la cual fueron invitados todos los súbditos del reino para festejar el regreso de la joven pareja.

    Aladino y Halima vivieron felices y sus sonrisas aún se pueden ver cada vez que alguien brilla una vieja lámpara de aceite.

    ¿Necesitas más cuentos infantiles? Pulsando sobre el enlace encontrarás una amplia lista.

    Categorías: Cuentos infantiles. Etiquetas: cuentos disney.

    Comentarios

    Debes iniciar sesión para poder comentar. Si todavía no tienes una cuenta, puedes registrarte aquí

    También puedes iniciar sesión con tu cuenta de Facebook

    Cargando Cargando comentarios ...

    Patrocinadores

    ¿Quieres patrocinar Cuidadoinfantil?